Laureado Joven Rolex 2014

Hosam
Zowawi

Guerra contra las superbacterias

Hosam Zowawi Hosam Zowawi

La resistencia a los antibióticos es una amenaza de envergadura mundial. Hosam Zowawi contraataca con la ciencia y una campaña de sensibilización dirigida a los países del Golfo.

Hosam Zowawi lucha contra un asesino en serie. En su laboratorio de Brisbane (Australia), Hosam Zowawi estudia un agente patógeno muy corriente en medios hospitalarios que en la actualidad se ha vuelto prácticamente invencible. El joven científico saudí considera que la bacteria multirresistente es de suma importancia en su lucha personal contra una de las mayores amenazas para la salud en el siglo XXI.

Las superbacterias resistentes a los antibióticos se multiplican en todos los países del mundo, sobre todo en los del Consejo de Cooperación del Golfo (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Qatar, Omán y Bahréin). Las causas son la prescripción abusiva de estos medicamentos, su libre venta en farmacias, una higiene de manos deficiente en hospitales y clínicas, el aumento del turismo y una población poco concienciada con los riesgos a los que está expuesta.

Hosam Zowawi quiere, por un lado, desarrollar, perfeccionar y comercializar los tests de resistencia a los antibióticos más rápidos y completos del mundo y, por otro, explicar al gran público y al personal sanitario hasta qué punto el riesgo es elevado, y cómo prevenirlo.

«Morir a causa de una infección corriente o de heridas menores está lejos de ser una fantasía apocalíptica. La era postantibiótica está dentro de lo probable».

OMS, abril 2014

Antibióticos y resistencia bacteriana

Una carrera contrarreloj

Tipo de antibiótico

  • 1928Penicilina

    En 1928, el bacteriólogo británico Alexander Fleming descubría uno de los primeros antibióticos; un hallazgo que iba a cambiar radicalmente el curso de la medicina. Había hecho crecer cultivos de estafilococos dorados, bacterias responsables tanto de irritaciones cutáneas como de infecciones sanguíneas mortales. Alexander Fleming se dio cuenta de que el moho extraído de la raíz del hongo Penecillium era capaz de destruir la bacteria. Había nacido la penicilina. Aunque hubo que esperar a la década de 1940 para que se fabricase a escala industrial, rápidamente empezó a prescribirse en el mundo entero para luchar contra toda una serie de infecciones bacterianas.

  • 1948Cefalosporinas

    Las cefalosporinas también derivan del moho. Fueron la segunda gran clase de antibióticos que se descubrió, y se desarrollaron entre 1945 y 1948. Se han desarrollado distintos tipos de cefalosporinas —a veces se habla de «generaciones»— de diferente actividad bacteriana. Las cefalosporinas se utilizan en caso de infecciones graves, por ejemplo la meningitis y la septicemia.

  • 1975Carbapenemas

    Los carbapenemas, que se desarrollaron en el momento en que empezaba a surgir la resistencia a la penicilina, se consideran con frecuencia el tratamiento de último recurso. Estos potentes antibióticos se utilizan en caso de graves infecciones que, puesto que suelen asociarse al uso de aparatos como ventiladores y catéteres intravenosos, generalmente se contraen en un medio hospitalario. La resistencia a los carbapenemas constituye una grave amenaza sanitaria en todo el mundo.

  • 1980Fluoroquinolonas

    Las fluoroquinolonas son antibióticos sintéticos de amplio espectro. Figuran entre los antibióticos más utilizados del mundo, tanto en seres humanos como en animales, y con fines tanto terapéuticos como profilácticos. El empleo abusivo de las fluoroquinolonas es el responsable de la rápida propagación de las bacterias resistentes a los antibióticos.

  • Muy pocos antibióticos nuevos se encuentran en fase avanzada de desarrollo

    El principal motivo es económico. Y es que los antibióticos están pensados para ser administrados tan sólo durante unos días, al contrario que otros tipos de medicamentos más lucrativos que se prescriben de por vida para tratar enfermedades crónicas, como por ejemplo la hipertensión. Las diferentes regulaciones sobre los medicamentos constituyen un lastre adicional, ya que pueden pasar años antes de que un antibiótico se ponga a la venta y, entretanto, se ha podido desarrollar una resistencia al mismo. Ante estos obstáculos, la industria farmacéutica, que evoluciona en un entorno muy competitivo, no está demasiado dispuesta a apostar por nuevos antibióticos. La resistencia a los antibióticos es, sin embargo, una triste realidad: exactamente igual que antes del descubrimiento de la penicilina, los pacientes pueden morir por una infección menor, una pequeña herida o una bacteria contraída en un medio hospitalario.

Durante los últimos 30 años no se ha desarrollado ningún nuevo tipo de antibiótico

  • 1928
  • 1948
  • 1975
  • 1980
  • Punto muerto

Fuente: Organización Mundial de la Salud

Una amenaza mundial

«Fracasos terapéuticos»

frente a infecciones corrientes se constatan en numerosos países

La gonorrea podría convertirse en incurable en

36 países

La resistencia a los antibióticos

ha alcanzado un «nivel alarmante» en el mundo, según la OMS

48.000

personas fallecen cada año en Europa y América del Norte debido a infecciones resistentes a los antibióticos

Fotografía: CDC

Una amenaza mundial

Ningún nuevo antibiótico

se ha comercializado desde la década de 1980

500.000

casos de tuberculosis que no responden a los tratamientos se registran en el mundo

Los países del Golfo, así como otros países, están muy amenazados por las superbacterias como consecuencia del uso inadecuado de antibióticos, el aumento de la movilidad de los ciudadanos y

la desinformación

«La resistencia a los antibióticos amenaza el progreso
de la medicina moderna»

OMS

Las campañas de sensibilización sobre la resistencia a los antibióticos

son prácticamente inexistentes en la región del Golfo

Fotografía: CDC

Ver el vídeo

El Laureado Joven de los Premios Rolex 2014 Hosam Zowawi explica cómo planea combatir la resistencia a los antibióticos para preservar uno de los pilares de la medicina moderna.

El tiempo apremia

Cada día, en todo el mundo, los médicos han de decidir qué antibiótico utilizar para salvar a un paciente, a menudo sin saber si dicho antibiótico va a producir el efecto deseado.

Para acabar con esta ruleta rusa, Hosam Zowawi y su equipo proponen dos tests de detección de bacterias resistentes a los antibióticos. Su test Rapid Superbug permite identificar en las bacterias los genes que inhiben la acción de los antibióticos. Los resultados de este test ayudarán a los médicos a escoger el tratamiento adecuado y, así a prolongar la duración de la vida de los antibióticos de último recurso.

Rápido y preciso, el test detecta muchos más genes bacterianos que cualquier otro test que se comercialice en la actualidad. Además, arroja resultados claros en tan sólo tres o cuatro horas, frente a los varios días que requieren los tests actuales. Una vez aprobado en Australia, el Rapid Superbug será sometido a ensayos sobre el terreno en los países del Golfo. Si estos ensayos resultan concluyentes, el test podría comercializarse y utilizarse en hospitales, clínicas y consultas médicas de todo el mundo. El segundo test de Hosam Zowawi identifica tanto los antibióticos cuya estructura es degradada o destruida como la bacteria responsable de la infección.

Esto permitirá a los médicos, responsables de hospitales y autoridades sanitarias estudiar cómo las infecciones resistentes a los antibióticos se propagan, e identificar las zonas que requieran medidas prioritarias.

La tercera pata del proyecto de Hosam Zowawi consiste en invitar al gran público y a los profesionales sanitarios a luchar junto a él contra las bacterias resistentes a los antibióticos. Consciente de que el recurso abusivo a los antibióticos tanto por parte de los pacientes como del personal médico es consecuencia de una falta de información, el joven investigador quiere llevar a cabo una ambiciosa campaña de sensibilización en los países del Golfo.

Para ello, prevé utilizar las redes sociales —motores fundamentales del progreso social en la región—, pero también la televisión, la radio y la prensa para prevenir a la población de los riesgos mortales que implica el consumo excesivo de antibióticos.

Mi sueño es salvar vidas

«No sólo la vida de los pacientes hospitalizados en el Golfo y el resto del mundo, sino también la de las personas que vayan a necesitar antibióticos en un futuro lejano. Este sueño va de la mano de una sensación de apremio, un profundo sentimiento de responsabilidad», confiesa Hosam Zowawi. «Pero también tengo la seguridad de que si compartimos nuestro conocimiento, podremos impedir la desaparición de medicamentos tan preciados para la vida.»

Cara a cara con una bacteria letal

En un laboratorio de Brisbane (Australia), Hosam Zowawi estudia un agente patógeno muy corriente en medios hospitalarios que en la actualidad se ha vuelto prácticamente invencible.

Hosam Zowawi

Laureado Joven Rolex 2014

Ya en 1945, cuando recibió (junto con Ernst Chain y sir Howard Florey) el premio Nobel de Medicina, sir Alexander Fleming declaró que las bacterias corrían el riesgo de desarrollar resistencia a la penicilina que él había descubierto.

Hosam Zowawi

Laureado Joven Rolex 2014

Las superbacterias resistentes a cualquier antibiótico podrían hacer retroceder a la humanidad a una época en la que hasta una infección menor resultaba mortal. Hosam Zowawi contraataca con la ciencia.

Hosam Zowawi

Laureado Joven Rolex 2014

Se utiliza un colorante para revelar la presencia de bacterias resistentes a los antibióticos. Estas bacterias se propagan cada vez más por todos los países del mundo.

Hosam Zowawi

Laureado Joven Rolex 2014

En el marco de su campaña de sensibilización ante los peligros de la resistencia a los antibióticos, Hosam Zowawi explica que el mejor modo de evitar las enfermedades es lavarse las manos correctamente.

Cualquiera puede cambiar el mundo

Rolex apoya a personas extraordinarias decididas a lograr los mayores desafíos del mañana
y cuyos proyectos contribuyen a cambiar el mundo.

Descubra más acerca de los Premios Rolex

Siga el proyecto de Hosam Zowawi quien, con sus tests rápidos de detección y una gran campaña de sensibilización por bandera, lucha contra las superbacterias. Únase a otras personas de todo el mundo que ayudan a Hosam Zowawi a acabar con el uso abusivo de los antibióticos.