Laureado Joven Rolex 2014

Olivier
Nsengimana

Salvar al ave más representativa de Ruanda

Olivier Nsengimana Olivier Nsengimana

Salvar a la grulla coronada cuelligrís, la única especie de grulla de Ruanda, es la primera fase del proyecto de Olivier Nsengimana destinado a motivar a los jóvenes para proteger la extraordinaria fauna de su país.

Olivier Nsengimana vivió los oscuros días del genocidio ruandés con un profundo deseo de trabajar por la reconstrucción de su país. Este defensor de la fauna es un enamorado de los bosques montañosos del norte de Ruanda. Trabaja, por un lado, como veterinario de campo para la asociación mundialmente conocida Gorilla Doctors y, por otro, como científico responsable de controlar las enfermedades de los animales salvajes e identificar los virus peligrosos susceptibles de ser transmitidos al ser humano.

Preservar la biodiversidad de Ruanda

Ahora está decidido a proteger la fauna ruandesa y se ha fijado como objetivo salvar a la grulla coronada cuelligrís, un símbolo de longevidad que se encuentra en peligro de extinción.

En los últimos 45 años, la población de grulla coronada cuelligrís en Ruanda ha caído en torno a un 80%. La situación es de tal gravedad que en 2012 la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) añadió esta especie a la lista de animales «en peligro». En Ruanda solamente quedan entre 300 y 500 ejemplares en libertad.

Especies amenazadasen Ruanda

Más información

El problema

Situación actual

  • La grulla coronada cuelligrís no es la única especie amenazada

  • El gorila de montañaGorilla beringei beringei

  • El chimpancéPan troglodyte

  • El zarzalero
    de GrauerBradypterus graueri

  • El rinoceronte
    negroDiceros bicornis

  • Murciélago
    de herraduraRhinolophus hilli

  • La grulla coronada cuelligrís no es la única especie en peligro de extinción en Ruanda. Según la lista roja 2014 de la IUCN, reconocida como la herramienta de referencia más completa y objetiva sobre el estado de la biodiversidad mundial, otras especies como los chimpancés y los murciélagos endémicos de los bosques de Ruanda se encuentran amenazadas o muy amenazadas. El rinoceronte negro, por su parte, ya ha desaparecido de la región.

  • El gorila de montaña es una especie en peligro de extinción que habita en las laderas volcánicas de las montañas de Virunga, en la región central de África. Se calcula que su población total es de 700 ejemplares. Su esperanza de vida en libertad es de unos 35 años. Aunque sabe trepar a los árboles, el gorila pasa la mayor parte del tiempo en el suelo. Se alimenta de raíces, de tallos, de fruta, de apio salvaje y de corteza y pulpa de árbol. Vive en grupos de 30 individuos como máximo, habitualmente guiados por un macho dominante a veces apodado «espalda plateada», en referencia al pelaje plateado que caracteriza a todos los gorilas machos adultos. El tamaño del macho adulto puede rondar los 1,8 m. En cuanto al peso, puede alcanzar los 250 kg. El gorila de montaña es el único gran simio cuya población aumenta. El turismo, la investigación y los cuidados veterinarios contribuyen en gran medida a su protección.

  • El chimpancé es una de las especies de primates en peligro de extinción. Habita en los bosques, las zonas arboladas y las praderas. En Ruanda se puede encontrar en el parque nacional de Nyungwe, un macizo forestal. El chimpancé es un animal sociable que se agrupa en comunidades formadas por varias docenas de individuos. Es omnívoro, pero su alimentación se compone fundamentalmente de fruta y plantas. Aunque es arborícola, también le gusta pasar tiempo en el suelo. Su esperanza de vida en libertad es de 45 años. El chimpancé adulto puede alcanzar un tamaño de 1,7 m y un peso de 60 kg.

  • El zarzalero de Grauer es un pequeño pájaro marrón oscuro con el vientre blanquecino que habita en la vegetación pantanosa de las regiones montañosas situadas a una altura entre 1.950 y 2.600 m. Parece que su población se concentra principalmente en Ruanda, en la marisma de Rugezi. Antes de ser declarada zona protegida, desafortunadamente esta región se drenó parcialmente con fines agrícolas. El hábitat del zarzalero se vio radicalmente reducido, lo cual hace peligrar la continuidad de la especie. El zarzalero se alimenta de pequeñas semillas y de insectos, como los coleópteros y orugas. Es un ave monógama y sedentaria cuya sociabilidad aumenta una vez concluido el período de reproducción. El zarzalero mide alrededor de 17 cm y pesa entre 17 y 19 g.

  • Hubo un tiempo en que el rinoceronte negro era un animal muy corriente en una gran parte de África. En la actualidad se cuenta entre las especies en grave peligro y ya ha desaparecido de Ruanda. Los programas de reintroducción de la especie llevados a cabo en Malawi y Zambia, dos países en los que también había desaparecido, arrojan buenos resultados. En Ruanda se plantea la misma iniciativa. El rinoceronte negro es un mamífero herbívoro que se alimenta principalmente de hojas. Vive entre 35 y 45 años. El macho adulto puede presentar un tamaño de 1,8 m y un peso de hasta 1.400 kg. Esta especie más bien solitaria no se relaciona con sus congéneres salvo para reproducirse. En este período de reproducción, los combates entre rinocerontes pueden llegara ser muy violentos, y no es extraño que se salden con la muerte de los animales. Los cuernos de rinoceronte, muy apreciados, se venden a un precio de 15.000 dólares estadounidenses el kilo.

  • El rhinolophus hilli es un murciélago de tamaño pequeño. Este mamífero volador, nocturno e insectívoro presenta en el hocico una protuberancia en forma de herradura. Su especie, en grave peligro, únicamente subsiste en un lugar con una superficie inferior a los 100 km², situado en el macizo forestal del parque nacional de Nyungwe, en Ruanda. Se saben pocas cosas sobre él. Hasta hoy, no se ha identificado ninguna colonia en las cuevas de esta región. La explotación agrícola y forestal amenaza gravemente el hábitat de esta especie. Un programa de sensibilización para la protección de los murciélagos, dirigido a las poblaciones locales, tal vez permita aumentar sus posibilidades de supervivencia.

Especies en libertad

Ver el vídeo

El apoyo de Rolex va a permitir a Olivier Nsengimana poner en marcha todo lo necesario para salvar a la única especie de grulla de Ruanda y motivar a los jóvenes para conservar la extraordinaria fauna de su país.

Salvar al ave más representativa de Ruanda

«Crecí con el graznido de las grullas coronadas cuelligrises», recuerda Olivier Nsengimana, evocando su feliz infancia al oeste de Kigali. «Vivían con nosotros, pero no en nuestro jardín». Hoy en día es precisamente en un jardín o en el parque de un hotel donde es más probable admirar a estas aves. Tan gráciles, con su largo cuello y su espléndida cresta dorada, estas zancudas se pavonean con elegancia alrededor de las piscinas como si se tratase de elementos decorativos con patas, cosa que no son en ningún caso. «La gente les corta las plumas para que no puedan volar. A veces incluso les rompen las alas», se lamenta Olivier Nsengimana. «¡Triste ironía del destino! En Ruanda, las grullas coronadas cuelligrises son un símbolo de riqueza y longevidad, pero la mayor parte de ellas mueren en cautividad sin haber llegado a reproducirse».

Muy apreciadas como mascotas, estas aves son fotografiadas, acariciadas y perseguidas. Están mal alimentadas, no pueden construir sus nidos en buenas condiciones y acaban muriendo a causa del estrés, de las heridas o de la malnutrición. Son exportadas ilegalmente por traficantes de animales salvajes y se matan para utilizarlas en medicina tradicional.

Las grullas en libertad han de enfrentarse a otras dificultades. Ruanda es un país pequeño con una gran densidad de población. «Unas 400 personas por km²», explica Olivier Nsengimana. La mitad de sus 11 millones de habitantes vive con menos de 1 dólar estadounidense al día. La mayoría de los pantanos han sido drenados para la agricultura y la construcción de viviendas. Al quedar privadas de su hábitat, muchas grullas buscan alimento en los terrenos agrícolas, exponiéndose a los productos agroquímicos y a los cebos envenenados colocados deliberadamente por los agricultores.

Con el fin de evitar que la grulla coronada cuelligrís desaparezca de Ruanda, Olivier Nsengimana invierte una inmensa cantidad de energía para llevar a buen puerto su proyecto, destinado a reintroducir a los animales en cautividad en su entorno natural. Olivier Nsengimana planea enviarlos a una clínica próxima a Kigali, la capital, para asegurarse de que gocen de buena salud, y posteriormente a un centro de reintroducción y cría que ya se está construyendo en el parque nacional de Akagera, al noreste del país. El método de reintroducción gradual en la naturaleza, basado en la restricción de alimentos, motivará a las aves para buscar formas de alimentarse más allá del perímetro del centro. Será, por tanto, el hambre, la que les empujará a regresar a su entorno natural.

Olivier Nsengimana prevé crear un censo nacional de grullas en cautividad y seguir de cerca los progresos logrados. Sabe que la gente será reticente a renunciar a sus mascotas, pero espera que la campaña de sensibilización y el programa de amnistía que va a poner en marcha en todo el país den sus frutos. Una parte de la dotación económica que acompaña al Premio Rolex servirá para apoyar esta campaña, que tiene como uno de sus aspectos principales animar a los ruandeses a satisfacer sus necesidades sin poner en peligro a las especies amenazadas. «Es evidente que las leyes y los llamamientos a la restitución no bastarán», admite.

Un compañero de por vida

Las grullas coronadas cuelligrises escogen a su compañero para toda la vida, casi nada, teniendo en cuenta que las grullas en libertad tienen una esperanza de vida de 22 años. No emigran nunca y no se aventuran demasiado lejos para buscar alimento o anidar. Suelen construir sus nidos a orillas de los pantanos. Durante su período de reproducción, la hembra pone hasta tres huevos que son incubados por los dos miembros de la pareja. Las grullas coronadas cuelligrises tienen un punto de color rojo intenso en el cuello que se hincha cuando profieren sus estridentes graznidos característicos.

Sensibilizar a la juventud ruandesa

«Aumentar el número de proyectos de conservación en Ruanda no me satisface. Yo quiero que perduren los proyectos existentes», explica Olivier Nsengimana. Para lograrlo, es imprescindible sensibilizar a los niños y niñas ruandeses. Olivier Nsengimana quiere reunirse con ellos en las escuelas. «Mi primer contacto con Gorilla Doctors, que fue en la facultad veterinaria, realmente me inspiró, así que a mí también me gustaría ser una fuente de inspiración para los demás. Ruanda necesita jóvenes que defiendan la fauna».

Olivier Nsengimana

Laureado Joven Rolex 2014

Con su metro de altura y su envergadura de dos metros, la grulla coronada cuelligrís es un ave imponente. Es magnífico verla evolucionar en su entorno natural. El cortejo es una de las particularidades de la grulla. En esta ocasión, la zancuda ave se pavonea y saluda a su compañero con una espectacular danza.

Olivier Nsengimana

Laureado Joven Rolex 2014

Olivier Nsengimana y su equipo anillan las patas de una grulla coronada cuelligrís en cautividad. Con el apoyo de Rolex, este Laureado Joven espera crear un censo nacional de grullas en cautividad e identificar a aquellas susceptibles de ser reintroducidas en la naturaleza.

Olivier Nsengimana

Laureado Joven Rolex 2014

Localizar los nidos en los pantanos ruandeses requiere un ojo avezado. Las grullas coronadas cuelligrises fabrican nidos circulares ocultos entre la abundante vegetación para protegerse de los depredadores.

Olivier Nsengimana

Laureado Joven Rolex 2014

Las grullas coronadas cuelligrises habitan en varios países de la zona subsahariana, entre ellos la República Democrática del Congo, Uganda y Kenia. En los últimos 45 años, su población ha caído en más del 50% en todo el mundo, y en un 80% solamente en Ruanda.

Cualquiera puede cambiar el mundo

Rolex apoya a personas extraordinarias decididas a lograr los mayores desafíos del mañana
y cuyos proyectos contribuyen a cambiar el mundo.

Descubra más acerca de los Premios Rolex

Siga a Olivier Nsengimana y su proyecto de conservación de la grulla coronada, el ave emblemática de Ruanda. Encuentre a otras personas del mundo entero que ayudan a Arthur Zang a formar una nueva generación de defensores del medio ambiente en este país.